FACTORES DE FALLAS EN LOS EQUIPOS DE CÓMPUTO

Podemos clasificar en dos grandes grupos los factores que llevan a los equipos de cómputo a tener fallas de funcionalidad: Los Factores Físicos y los Factores Lógicos.

1.- FACTORES FÍSICOS.
Los factores físicos perjudican a la parte material de la computadora, es decir, al hardware. Sin embargo, su efecto también suele reflejarse en el software de las siguientes maneras.

1.1.- POLVO.

El exceso de este elemento en nuestro equipo nos perjudica, principalmente de tres formas:

Genera un exceso de temperatura en los chips, ya que impide que el calor producido se disperse correctamente en el ambiente. Esto puede causar que el sistema operativo se comporte de forma inestable (el apagado inmediato es una medida de protección ante un exceso de temperatura).

Puede producir un falso contacto entre un dispositivo y su ranura de conexión (con frecuencia la memoria RAM padece de este problema. Muchas pantalla azules de Windows se relacionan con una perdida de comunicación momentánea entre el sistema y la memoria RAM.

Disminuye la ventilación interna, ya que hace lento el giro de los ventiladores; incluso, puede trabarlos por completo. Esto se traduce en un exceso de temperatura.

 

1.2.- HUMEDAD.

Al igual que el polvo, provoca falsos contactos entre los dispositivos y sus ranuras. La humedad produce una especie de sarro que opaca los contactos y, en exceso, hace que la conexión deje de ser óptima. También puede provocar pantallas azules que detengan inesperadamente el trabajo del sistema operativo e, incluso, impedir que el equipo arranque.

 

1.3.- VIDA ÚTIL.

Nuestra computadora está sujeta a las leyes físicas, de manera que sus componentes tienen un desgaste por cada día de uso. Cuando un componente termina su periodo de utilidad, la computadora comienza a manifestar inestabilidad, apagones repentinos y fallas de arranque.

 

2.- FACTORES LÓGICOS.
Los factores lógicos son los que afectan directamente a la parte inmaterial de la computadora, es decir el software.

 

2.1.- BUGS Y ERRORES DE PROGRAMACIÓN.
Detrás de todo programa existen miles de líneas de código, entre este código es posible hallar errores y vulnerabilidades que pueden salir a la luz aun cuando se realiza la entrega final del software. Los desarrolladores ofrecen a los usuarios constantes actualizaciones que corrigen errores y conflictos de programación. Esta es la razón por la que debemos tener el hábito de actualizar los programas de nuestro equipo.

 

2.2.- APAGONES REPENTINOS.
Un apagón inesperado del sistema (cuando se va la luz) puede no solo dañar físicamente el equipo, sino también corromper archivos importantes que estaban en ejecución. Para contrarrestar este problema, es necesario hacer copias de seguridad frecuentes de los archivos e invertir en un buen UPS (Sistema de Alimentación Ininterrumpida).

 

2.3.- MAL USO DE PARTE DEL USUARIO.
El propio usuario puede influir bastante en provocar daños al sistema de la computadora. Esto puede ocurrir, por ejemplo, si solemos instalar aplicaciones de dudosas procedencia, abrir correo electrónico desconocido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *